El IRPF de los castellano leoneses

El IRPF de los castellano leoneses

Ventajas fiscales para los residentes en Castilla y León

La Comunidad Autónoma de Castilla y León ha establecido las siguientes deducciones para los contribuyentes residentes en su territorio:

2. Deducción por nacimiento o adopción de hijos. Deducción por el nacimiento o adopción, durante el período impositivo, de hijos que den derecho a aplicar el mínimo por descendientes. El importe de la deducción es el siguiente:110 euros si se trata del primer hijo.274 euros si es el segundo. 548 euros si es el tercero o sucesivo.

3. Deducción por adopción internacional.

4. Deducción por cuidado de hijos menores. Deducción del 30 por 100 de las cantidades satisfechas en el período impositivo a una empleada de hogar , por el cuidado de hijos menores o a guarderías o centros escolares, con el límite de 322 euros, siempre que concurran los siguientes requisitos:

– En la fecha de devengo del impuesto los hijos han de tener menos de 4 años de edad y dar derecho al mínimo por descendientes.

– Que ambos padres realicen una actividad por cuenta propia o ajena por la que estén dados de alta en el  régimen correspondiente de la Seguridad Social.

– Que si se aplica por los gastos de una empleada de hogar, esté dada de alta en el régimen especial de empleados de hogar de la Seguridad Social.

– Que la base imponible total, menos el mínimo personal y familiar, no supere la cuantía de 18.900 euros si la tributación es individual o de 31.500 euros si la tributación es conjunta.

5. Deducción por contribuyentes con edad igual o superior a 65 años afectados por minusvalía y que necesiten ayuda de terceras personas. Siempre que que no sean usuarios de residencias públicas o concertadas de la Comunidad de Castilla y León, pueden aplicar una deducción de 656 euros, siempre que la base imponible total, menos el mínimo personal y familiar, no exceda de 18.900 euros si la tributación es individual o de 31.500 euros si se trata de tributación conjunta.

6. Deducción por adquisición de viviendas por jóvenes en núcleos rurales. Deducción del 5 por 100 de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la adquisición o rehabilitación de la vivienda que vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente en el territorio de la Comunidad Autónoma.

7. Deducción por donaciones para la recuperación del patrimonio histórico, cultural y natural.

8. Deducción por cantidades invertidas en la recuperación del patrimonio histórico cultural y natural.

9. Deducción por alquiler de vivienda habitual para jóvenes. deducción del 15 por 100 de las cantidades satisfechas durante el período impositivo en el alquiler de su vivienda habitual en Castilla y León, con el límite de 459 euros, siempre que concurran los siguientes requisitos:

– Que el contribuyente tenga menos de 36 años en la fecha de devengo del impuesto.

– Que la base imponible total, menos el mínimo personal y familiar, no resulte superior a 18.900 euros si la tributación es individual o a 31.500 euros en caso de tributación conjunta.

– Que no resulte aplicable la compensación por arrendamiento de vivienda habitual (este requisito ha quedado sin efecto al haberse suprimido la compensación en la normativa reguladora del impuesto).

La deducción será del 20 por 100 de las cantidades satisfechas, con el límite de 612 euros, cuando la vivienda habitual esté situada en municipios que no excedan de 10.000 habitantes o de 3.000 habitantes si distan menos de 30 kilómetros de la capital de provincia.

En caso de tributación conjunta, la deducción sólo se puede aplicar por las cantidades satisfechas por los miembros de la unidad familiar que sean menores de 36 años.

10. Deducción por el fomento del autoempleo de las mujeres y de los jóvenes. Los jóvenes menores de 36 años y las mujeres, cualquiera que sea su edad, que causen alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores por primera vez en el período impositivo y mantengan dicha situación de alta durante un año, podrán deducirse 510 euros, siempre que dicha actividad se desarrolle en el territorio de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. La deducción será de 1.020 euros cuando los contribuyentes tengan su domicio fiscal en municipios que no excedan de 10.000 habitantes o de 3.000 habitantes si distan menos de 30 kilómetros de la capital de provincia.La deducción se aplicará en el año del alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores por primera vez.

COMENTARIOS

12. 16/06/2008 yolanda

Lo mejor es llamar al telefono de la agencia tributaria, alli te explican lo de la compensación. Me compre el piso el 7 de junio de 2005 y me han dicho que tengo derecho a la compensación solo que tengo que darles lo que pague desde 1 de enero al 7 de junio del 2007 por un lado y por otro lo que pague del 8 de junio a 31 de diciembre por otro. (ahora a buscarme la vida pa calcularlo). Ah y tb me comentaron que se puede deducir los seguros de vida y hogar que esten vinculados a la hipoteca. Bueno pues me sangraran un poquito menos… Llamad y salid de dudas. Un saludo

11. 15/06/2008 Carlos

Después de leer el artículo no me queda claro qué tengo que poner en esa casilla. No se a qué porcentajes de deducción se refiere y dónde puedo encontrarlo ¿Alguien puede explicarlo más claro? Aclaro que yo compré la vivienda en 1997. Se supone que tengo derecho a esa compensación? Gracias

10. 11/06/2008 Jorge

Bueno pos yo me apunto también al listado de los tontos que siempre nos pilla. No sé por qué, pero a mi que no me toca una sola subvención (parece que las esquivo) estas bondades si que me tocan, firmé la hipoteca en junio de 2006 (la firma, porque “comprar” lo compré antes, como todos) Es curioso porque creo que a quien haya comprado piso antes del 31 de diciembre de 2005 tampoco le encaja, porque ya desgravó los dos ejercicios correspondientes, en 2005 y 2006. Así que la enorme ventaja justiciera es sólo para aquellos que se lo regalaron por reyes, entre el 1 y el 19 de enero de 2006 (el 20 me parece que ya no, lo siento chicos) Esta como otras es una medida de pura apariencia, no son sólo pillos y ladrones Ana, la ignorancia, sobre todo política, es la que configura estos gobiernos. Aunque a mi me dijo un pajarito que dentro de muchos años la gente ya no votará a unas fotos o a una historia manipulada… ¿qué bien, no? 😉 Saludines..

9. 05/06/2008 María Jesús

Me encuentro en la misma situación que Ana y Sergio. Compré mi piso en Mayo del 2006. La ley que modifica la deducción por vivienda habitual es de Noviembre de 2006. ¿Qué tenemos que ser adivinos y en Febrero saber lo que van a aprobar en Noviembre? Yo me conformo con que me den una explicación razonada a la fecha del 20 de enero de 2006. Porque si no hay explicación a esa fecha, somos muchos los afectados y deberiamos movilizarnos de alguna manera. Un saludo

8. 05/06/2008 María Jesús

Me encuentro en la misma situación que Ana y Sergio. Compré mi piso en Mayo del 2006. La ley que modifica la deducción por vivienda habitual es de Noviembre de 2006. ¿Qué tenemos que ser adivinos y en Febrero saber lo que van a aprobar en Noviembre? Yo me conformo con que me den una explicación razonada a la fecha del 20 de enero de 2006. Porque si no hay explicación a esa fecha, somos muchos los afectados y deberiamos movilizarnos de alguna manera. Un saludo
siguiente

Cobro del plan de pensiones

Cobro del plan de pensiones

Ventajas y desventajas del percibir un capital o una renta

Con carácter general, las prestaciones percibidas por los beneficiarios de Planes de Pensiones se consideran en el IRPF como rendimientos del trabajo.

Eso quiere decir que si percibimos las prestaciones del plan, deberemos tributar por ello incluyendo los rendimientos del trabajo en la base imponible general del Impuesto tributando al tipo resultante de la aplicación de la escala general, que puede llegar hasta el 42%.

Ahora bien, la forma en que percibamos las citadas prestaciones puede hacer que la tributación sea distinta.

Así, las prestaciones percibidas en forma de renta periódica se van declarando en cada ejercicio, a medida que las vayamos recibiendo. De esta forma, tributaremos según cual sea nuestro tipo de gravamen cada año. En principio, esa forma de percibir el plan de pensiones puede ser fiscalmente favorable. No obstante, debe tenerse en cuenta que las prestaciones rubias19 en forma de renta no disfrutan de ningún tipo de reducción o exención.

Si la prestación del plan se recibe en forma de capital, se puede disfruta de una reducción del 40% siempre que hayan transcurrido más de dos años desde la primera aportación, excepto en los casos de prestaciones por invalidez. En estos casos, la tributación se produce en un solo ejercicio, pero sólo por el 60% de las prestaciones.

Finalmente, si las prestaciones son mixtas, es decir se percibe parte como capital y parte como renta, deben aplicarse igualmente las reglas anteriores, es decir, la prestación en forma de capital puede reducirse en un 40%, siempre que se imputen a un único año y la prestación en forma de renta tributará íntegramente.

En definitiva, a la hora de valorar en que forma vamos a percibir las prestaciones de nuestro plan de pensiones es relevante tener en cuenta el aspecto fiscal y realizar algunos cálculos para saber que optamos por la mejor alternativa.